Tipos de Marcapasos

Tipos de marcapasos: Un marcapasos es un dispositivo electrónico de alta tecnología que provoca, mediante una pequeña descarga eléctrica, un latido cardíaco. El marcapasos tiene la capacidad de detectar cuando el corazón late y mide el tiempo que pasa hasta el siguiente latido cardiaco.

Llamamos “sensado” a esta capacidad del marcapasos de detectar la actividad espontánea del corazón.

Será sólo cuando el latido cardíaco se retrasa demasiado, cuando el marcapasos provoque el latido estimulado. Dicho de otro forma, el marcapasos vigila, y estimula un latido cardíaco sólo cuando es necesario.

Los tipos de marcapasos más empleados son:

1.- Marcapasos monocamerales VVI.

Se denominan así a los marcapasos que disponen de un sólo cable (electrodo) con capacidad para sensar y estimular sólo el ventrículo derecho.

Estos marcapasos garantizan el latido cardíaco y una frecuencia adecuada en el pulso sanguíneo.

Son marcapasos muy seguros y eficientes, pero al prescindir de la coordinación entre aurícula y ventrículo, pueden favorecer una disminución en el volumen de sangre que el corazón bombea por minuto (gasto cardíaco).

Entonces, si pueden reducir el gasto cardíaco ¿por qué se usan? Porque hay muchos pacientes que tienen previamente arritmias auriculares que ya provocan falta de coordinación entre aurícula y ventrículo, por lo que otro marcapasos más complejo no va a generar ningún beneficio.

2.- Marcapasos bicamerales o DDD.

Los marcapasos DDD disponen de un cable que sensa y estimula el ventrículo derecho y otro cable que sensa y estimula la aurícula derecha.

Estos marcapasos garantizan el latido cardíaco y una frecuencia adecuada en el pulso sanguíneo. Pero además mantienen la coordinación entre aurícula y ventrículo, pueden favorecer el funcionamiento más natural del corazón, evitando así una disminución en el gasto cardíaco.

Son los marcapasos que se implantan con más frecuencia.

Otros tipos de marcapasos que se usan habitualmente:

3.- Marcapasos monocamerales AAI.

En la mayoría de los pacientes que reciben un marcapasos el problema básico reside en la propagación o conducción de este latido desde la aurícula al ventrículo, por lo que lo fundamental será estimular el ventrículo (y por ello se requieren marcapasos VVI y DDD).

Es mucho menos frecuente que el problema se localice sólo en la aurícula (p.e disfunción del nodo sinusal, bloqueo intraauricular, etc).

Para estos casos de problema exclusivamente auricular, son muy útiles los marcapasos AAI. Los marcapasos AAI disponen de un sólo cable que sensa y estimula la aurícula derecha. Por tanto establecen un ritmo en la aurícula.

Por ello, para su implantación, es fundamental asegurarse antes de que la conducción entre aurícula y ventrículo está conservada y sana. Nuevamente recordamos que la parte del corazón que determina el pulso de sangre que garantiza la vida del paciente es el ventrículo.

4.- Marcapasos tricamerales o resincronizadores.

Como puede adivinarse por su nombre, son marcapasos con tres cables o electrodos:

  • un cable que sensa y estimula el ventrículo derecho,
  • el segundo cable que sensa y estimula la aurícula derecha,
  • el tercer cable que sensa y estimula el ventrículo izquierdo.

Como hemos comentado previamente, en la mayoría de los pacientes que reciben un marcapasos el problema básico reside en la propagación o conducción del latido cardíaco desde la aurícula al ventrículo.

En ausencia de enfermedad, el latido de ambos ventrículos es simultáneo. Pero existen pacientes donde la conducción del latido está retrasada a un sólo ventrículo, por lo que es preciso “resincronizar” el latido de ambos ventrículos para que se contraigan a la vez.

Si los dos ventrículos se contraen exactamente al mismo tiempo, el gasto cardíaco es mejor que si se contraen “descompasados”. Esto, normalmente no tiene mucha relevancia, pero si el paciente tiene otra enfermedad por la que el corazón está dañado y el gasto cardíaco está disminuido, puede ser importante.

Por ello la resincronización cardíaca es un tratamiento para pacientes con insuficiencia cardíaca (bajo gasto cardíaco) con o sin frecuencia cardíaca baja, cuando existe un latido descompasado entre ambos ventrículos.

Los marcapasos resincronizadores permiten estimular el latido de cada ventrículo de forma independiente, de modo que la contracción de ambos ventrículos se realice de forma simultánea, compensando los retrasos existentes en la conducción a nivel ventricular.

Incluimos enlaces a las ultimas guías del American College of Cardiology sobre indicaciones para el implante de marcapasos

Cura de herida quirúrgica

Una incisión es un corte a través de la piel hecho durante una cirugía. También se denomina «herida quirúrgica». El tamaño de una incisión depende del tipo de cirugía que haya tenido. Explicaremos de forma básica cómo realizar una cura de herida quirúrgica.

Cerrar una herida quirúrgica puede ayudar a que sane más rápido. Para cerrar la incisión, el médico utiliza uno de los siguientes elementos:

  • Grapas
  • Puntos (suturas) no reabsorbible. Es preciso retirarlo cuando la herida haya cerrado suficientemente
  • Puntos (suturas) reabsorbibles. No es necesario retirarlos porque desaparecen solos

El cuidado adecuado de la herida puede ayudar a prevenir la infección y reducir la cicatrización a medida que la herida quirúrgica sana.

CUIDADO E HIGIENE DE LA HERIDA

Cuando regrese a casa después de la cirugía, puede que tenga un apósito adhesivo que cubre la herida. Los vendajes y apósitos cumplen varias funciones, como:

  • Proteger la herida de los microbios y así reducir el riesgo de infección.
  • Cubrir la herida para que las suturas o las grapas no se enganchen en la ropa.
  • Proteger el área de pequeños traumatismos o golpes mientras sana.
  • Absorber cualquier líquido que se filtre desde la herida.

Usted puede dejar el apósito original en su lugar hasta 4 días o por el tiempo que el médico le diga. Será necesario cambiarlo antes si resulta húmedo o empapado con sangre u otros líquidos.

1.- Antes de iniciar la cura de la herida, prepárese adecuadamente:

  • Asegúrese de tener todos los suministros que necesita a la mano: gasa o compresa, antiséptico (betadine, clorhexidina…) y un nuevo apósito.
  • Lávese las manos antes de tocar el apósito. Puede utilizar un limpiador a base de alcohol o puede lavarse las manos con jabón y agua. También limpie debajo de las uñas. Enjuague y luego séquese las manos.

2.- Retire el apósito viejo.

  • Si el apósito se pega a la herida, humedézcalo con cuidado y vuelva a intentarlo.
  • Límpiese las manos otra vez después de quitar el apósito viejo.

3.- Limpieza de la herida:

Las heridas pueden mojarse, y es conveniente lavarlas con agua diariamente. Las heridas NO DEBEN PERMANECER MOJADAS, por lo que una vez que se haya lavado la herida debe secarla bien con toalla o papel absorbente e incluso con secador de pelo.

Una vez seca la herida se puede aplicar algún antiséptico suave de uso tópico (povidona yodada, betadine ®, clorhexidina, etc).

4.- Cuando ponga un nuevo apósito:

  • Asegúrese de que las manos estén limpias.
  • No toque la superficie interna del apósito.
  • No aplique crema antibiótica a menos que el médico se lo indique.
  • Coloque el apósito nuevo sobre la herida y pegue los bordes.
  • Ponga el vendaje o apósito viejo y el resto de la basura en una bolsa de plástico y tírela.

Si usted tiene suturas que no se reabsorben o grapas, el personal sanitario las retirará al cabo de 8-10 días, aunque se pueden retirar desde los 3 a los 21 días en función del estado de la herida.

Puede revisar esta información sobre cura de herida quirúrgica también en la página web de la Sociedad Andaluza de Cirugía Cardiovascular (SACCV)

Curar el dolor de espalda en jóvenes

Aunque es más frecuente en pacientes con mayor edad, el dolor de espalda también se presenta en pacientes jóvenes.

Una causa frecuente de dolor de espalda es la enfermedad del disco intervertebral, sobre todo a nivel lumbar.

La enfermedad del disco se diagnostica con precisión con una resonancia magnética, donde apreciamos la deshidratación del disco doloroso y enfermo. En pacientes jóvenes merece la pena, si el dolor de espalda no cede, sustituir el disco por una prótesis que realiza la misma acción de «almohadilla» entre ambas vértebras.

Foto intraoperatoria de implante de prótesis disco lumbar

Un abordaje que permite la sustitución completa del disco intervertebral es el abordaje anterior. Este abordaje se consigue mediante una incisión (herida) vertical por debajo de ombligo, de algo menos de 10 centímetros. Permite acceder a la columna sin dañar los músculos paravertebrales ni lesionar la medula espinal o las articulaciones interfacetarias que estabilizan la columna.

Especialmente recomendado para pacientes jóvenes. Este abordaje pretende conservar la movilidad y la curvatura natural de la columna, que es más importante cuanto más joven es el paciente.

Los pacientes reciben el alta del hospital antes de 48 horas después de la intervención en casi en todos los casos. El paciente sale del hospital caminando, con menos dolor que antes de operarse desde los primeros momentos tras la operación.

Aunque a priori es una patología alejada de la cirugía Cardiovascular, mejoramos la seguridad en el acceso a la cara anterior de la columna vertebral lumbar y lumbosacra.

Nuestra colaboración con Traumatología permite sumar nuestros conocimientos y habilidades para lograr que todas nuestras intervenciones hasta el momento se hayan traducido en un resultado con éxito y sin complicaciones.

Disfrutamos formando equipo con el Dr Rafael Periañez en Nisa Aljarafe, con quien además tenemos una muy buena amistad.

Aneurisma de aorta abdominal

Asintomático hasta que suele ser tarde

«Lamentablemente el aneurisma de aorta no duele».  Esta frase, tan paradójica, es demoledoramente cierta.

El aneurisma de aorta (dilatación de la arteria aorta) es una enfermedad asintomática en la mayoría de los casos. Su frecuencia no es despreciable. Así, todos los meses mueren pacientes en Andalucía porque llegan al hospital sin posibilidad de curación.

Aneurisma aorta abdominal AP
Aneurisma aorta abdominal 58mm

Estos pacientes llegan a algún servicio de urgencias con un dolor abdominal intenso
y deterioro rápido (muchas veces fallecen en casa o durante el traslado). La rotura provoca un sangrado interno gravísimo que suele ser letal.

Es una enfermedad que sabemos que aparece con mucha más frecuencia en varones de más de 60 años con historia de tabaquismo. Este riesgo no desaparece aunque dejaran de fumar hace años.

Diagnosticado por casualidad

Afortunadamente, el creciente uso de técnicas diagnósticas de imagen por otros motivos, permite que se diagnostique accidentalmente en muchos casos. Por ello, es frecuente encontrar un aneurisma en un TAC por dolor abdominal de otra causa o en revisiones de próstata.

La Preventive Service Task force de los Estados Unidos recomienda desde 2005 la realización de al menos una ecografía en pacientes varones de más de 65 años que han fumado alguna vez en su vida. En caso de detectar la presencia de un aneurisma, debería ser remitido al especialista. La aplicación de este criterio nos ayudaría mucho en España. Así los cirujanos podremos afrontar la cirugía abierta o endovascular de esta enfermedad con muchísimas más probabilidades de éxito.

La cirugía se indica cuando el tamaño del aneurisma supera los 5-5,5cm o bien cuando la forma es irregular con mayor riesgo de rotura.

Los resultados de la cirugía programada cuando el aneurisma alcanza los 5-5,5cm es muchísimo más baja que cuando el aneurisma ya se ha roto o complicado.

El desarrollo de la cirugía endovascular del aneurisma nos permite abordar esta enfermedad con una mortalidad perioperatoria inferior al 1%. Es una técnica menos agresiva, ya que se realiza a través de las arterias femorales y sin necesidad de abrir la barriga (no precisa laparotomía ni laparoscopia). Se realiza generalmente en pacientes de 70 a 90 años.

La cirugía endovascular puede realizarse bajo anestesia local y sedación, o niveles más elevados de anestesia si el paciente no tiene riesgo anestésico y prefiere más confort y relajación durante la cirugía.

La cirugía endovascular consiste en implantar una prótesis recubierta que conduce la sangre por el interior del aneurisma evitando que la pared de la aorta soporte la presión sanguínea, que queda contenida por la propia prótesis. Es una cirugía rápida que precisa de un postoperatorio de 24 a 48 horas. La planificación detallada, con un estudio tac previo a la cirugía, es el principal requisito para evitar cualquier complicación. Mediante esta técnica logramos excelentes resultados, con casi un 0% de mortalidad.

Por el contrario, en casos de cirugía emergente por rotura, la mortalidad sube en el mejor de los casos a un 25-30% porque los pacientes muchas veces no llegan al hospital con vida. En aquellos pacientes con rotura y mayores factores de riesgo, la mortalidad del aneurisma roto alcanza el 70%. Quizás si el aneurisma doliese antes de romperse, los pacientes que lo sufren tendrían más supervivencia.