aneurisma velazquez

Aneurisma de aorta

Asintomático hasta que suele ser tarde

“Lamentablemente el aneurisma de aorta no duele”.  Esta frase, tan paradójica, es demoledoramente cierta.

aneurisma velazquez

El aneurisma de aorta (dilatación de la arteria aorta) es una enfermedad silente en la mayoría de los casos. Su frecuencia no es despreciable. Así, todos los meses mueren pacientes en Sevilla porque llegan al hospital sin posibilidad de curación.

Estos pacientes llegan a algún servicio de urgencias con un dolor abdominal intenso
y deterioro rápido (muchas veces fallecen en casa o durante el traslado). La rotura provoca un sangrado interno gravísimo que suele ser letal.

Es una enfermedad que sabemos que aparece con mucha más frecuencia en varones de más de 60 años con historia de tabaquismo. Este riesgo no desaparece aunque dejaran de fumar hace años.

Diagnosticado por casualidad

Afortunadamente, el creciente uso de técnicas diagnósticas de imagen por otros motivos, permite que se diagnostique accidentalmente en muchos casos. Por ello, es frecuente encontrar un aneurisma en un TAC por dolor abdominal de otra causa o en revisiones de próstata.

La Preventive Service Task force de los Estados Unidos recomienda desde 2005 la realización de al menos una ecografía en este tipo de pacientes. Dado que los resultados de la cirugía programada cuando el aneurisma alcanza los 5-5,5cm es muchísimo más baja que cuando se complica con rotura del mismo. La aplicación de este criterio nos ayudaría mucho en España. Así los cirujanos podremos afrontar la cirugía abierta o endovascular de esta enfermedad con muchísimas más probabilidades de éxito.

El desarrollo de la cirugía endovascular del aneurisma nos permite abordar esta enfermedad con una mortalidad perioperatoria inferior al 1-2%. Es una técnica menos agresiva, ya que se realiza a través de las arterias femorales y sin necesidad de abrir la barriga (no precisa laparotomía ni laparoscopia). Se realiza habitualmente en pacientes de más de 70 años.

Por el contrario, en casos de cirugía emergente por rotura, la mortalidad sube en el mejor de los casos a un 25-30%. En aquellos pacientes con rotura y mayores factores de riesgo, la mortalidad del aneurisma roto alcanza el 70%. Quizás si el aneurisma doliese antes de romperse, los pacientes que lo sufren tendrían más supervivencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *