Cura de herida quirúrgica

Una incisión es un corte a través de la piel hecho durante una cirugía. También se denomina «herida quirúrgica». El tamaño de una incisión depende del tipo de cirugía que haya tenido. Explicaremos de forma básica cómo realizar una cura de herida quirúrgica.

Cerrar una herida quirúrgica puede ayudar a que sane más rápido. Para cerrar la incisión, el médico utiliza uno de los siguientes elementos:

  • Grapas
  • Puntos (suturas) no reabsorbible. Es preciso retirarlo cuando la herida haya cerrado suficientemente
  • Puntos (suturas) reabsorbibles. No es necesario retirarlos porque desaparecen solos

El cuidado adecuado de la herida puede ayudar a prevenir la infección y reducir la cicatrización a medida que la herida quirúrgica sana.

CUIDADO E HIGIENE DE LA HERIDA

Cuando regrese a casa después de la cirugía, puede que tenga un apósito adhesivo que cubre la herida. Los vendajes y apósitos cumplen varias funciones, como:

  • Proteger la herida de los microbios y así reducir el riesgo de infección.
  • Cubrir la herida para que las suturas o las grapas no se enganchen en la ropa.
  • Proteger el área de pequeños traumatismos o golpes mientras sana.
  • Absorber cualquier líquido que se filtre desde la herida.

Usted puede dejar el apósito original en su lugar hasta 4 días o por el tiempo que el médico le diga. Será necesario cambiarlo antes si resulta húmedo o empapado con sangre u otros líquidos.

1.- Antes de iniciar la cura de la herida, prepárese adecuadamente:

  • Asegúrese de tener todos los suministros que necesita a la mano: gasa o compresa, antiséptico (betadine, clorhexidina…) y un nuevo apósito.
  • Lávese las manos antes de tocar el apósito. Puede utilizar un limpiador a base de alcohol o puede lavarse las manos con jabón y agua. También limpie debajo de las uñas. Enjuague y luego séquese las manos.

2.- Retire el apósito viejo.

  • Si el apósito se pega a la herida, humedézcalo con cuidado y vuelva a intentarlo.
  • Límpiese las manos otra vez después de quitar el apósito viejo.

3.- Limpieza de la herida:

Las heridas pueden mojarse, y es conveniente lavarlas con agua diariamente. Las heridas NO DEBEN PERMANECER MOJADAS, por lo que una vez que se haya lavado la herida debe secarla bien con toalla o papel absorbente e incluso con secador de pelo.

Una vez seca la herida se puede aplicar algún antiséptico suave de uso tópico (povidona yodada, betadine ®, clorhexidina, etc).

4.- Cuando ponga un nuevo apósito:

  • Asegúrese de que las manos estén limpias.
  • No toque la superficie interna del apósito.
  • No aplique crema antibiótica a menos que el médico se lo indique.
  • Coloque el apósito nuevo sobre la herida y pegue los bordes.
  • Ponga el vendaje o apósito viejo y el resto de la basura en una bolsa de plástico y tírela.

Si usted tiene suturas que no se reabsorben o grapas, el personal sanitario las retirará al cabo de 8-10 días, aunque se pueden retirar desde los 3 a los 21 días en función del estado de la herida.

Puede revisar esta información sobre cura de herida quirúrgica también en la página web de la Sociedad Andaluza de Cirugía Cardiovascular (SACCV)

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *